“...Los milagros no se pueden alargar en el tiempo. Existen para ser reconocidos, para ser vividos, para ser gozados en el breve instante en que...”